Consejos para cuidar y limpiar tus joyaspendientes

Las joyaspendientes nos recuerdan momentos especiales por eso te damos consejos para cuidar y limpiar tus joyas para que duren tanto como tus recuerdos.
Descubre nuestras recomendaciones para que tus joyaspendientes estén siempre tan perfectas como tú.
A continuación te indicamos 10 consejos o sugerencias más importantes para mantener tus joyaspendientes en las mejores condiciones.
Una buena conservación y limpieza es la garantía para que se mantengan perfectas.

01. Conservación

Para evitar que las joyas se rayen, es recomendable guardarlas en su estuche original sin que entren en contacto con otras joyas.

02. Limpia las joyas regularmente

Casi todos los problemas aparecen cuando la joyería no se limpia debidamente. La suciedad, las bacterias, la grasa o el empañado que se acumula en nuestras joyas deterioran la calidad de las mismas, por lo que es recomendable que se pulan y limpien regularmente. Para limpiarlas segura y efectivamente, usaremos una pequeña cantidad de jabón neutro en agua templada y la frotaremos con un cepillo suave. Los cepillos de dientes son ideales para la limpieza de joyería, debido a los detalles y huecos que de otra manera serían de difícil acceso. Si la pieza estuviera demasiado sucia, la dejaremos en remojo 15 minutos. Después, aclarar las joyas con agua limpia y secar con un paño limpio y suave.

03. Evita golpes a tu pulsera

Ten cuidado de no darle un golpe duro ni brusco. Cuando la pulsera está tan rígida en sus primeros días, es importante no exponerla a posibles golpes que la puedan partir, ya que el cordón de pulseras está muy tenso y si recibe un golpe seco y fuerte, se partirá con toda probabilidad. Aconsejamos colocar desde el principio los dos clips sobre los espacios habilitados para ello, es decir, en las dos secciones que dividen la pulsera en tres. Esto es vital e imprescindible para asegurar la integridad de la pulsera en estos primeros días: el cordón está dividido en tres partes iguales para que se reparta el peso y se respete la forma circular del diseño.

04. No duermas con tu pulserapendientes

Mientras dormimos, la pulsera puede aplastarse o golpearse, lo que podría provocar una deformación en su diseño o incluso la rotura del cordón o del cierre de barril, por lo que no es aconsejable dormir con ella.

05. Evita la decoloración de las joyas y la irritación de la piel

A personas con piel especialmente húmeda puede ocurrirles que el oro de 14K deje en su piel manchas verdes, lo cual se debe al cobre de la aleación. Cuando esto ocurre, hay que pulir la joya frecuentemente y usar polvo absorbente en aquellas áreas húmedas que están en contacto con las joyas.

La pulseras se vuelve intensamente negra al contacto con ácido nítrico. Para evitarlo, debemos quitarnos nuestras joyas de pulseras antes de manipular materiales químicos para evitar la decoloración de la piel. Especialmente los antibióticos, pueden causar ennegrecimiento de la plata. En algunos raros casos, cuando tomamos antibióticos, el cuerpo reacciona al contacto con el oro y la pulseras y causa el ennegrecimiento de las joyas.

La exposición de las joyas al caucho puede ocasionar decoloración y manchas en la piel. Para evitarlo, no exponer las joyas al contacto con correas o pulseras de caucho, ni guardarlas en cajas hechas de este material.

06. Evita el empañado de la plata

Las joyas de pulseras tienen tendencia a deslustrarse (el empañado es una forma de corrosión leve). El empañado puede oscurecer la pulseras e incluso manchar la piel o la ropa.

El empañado se produce por el contacto con sulfuros y la principal causa del empañado de la pulseras es la presencia y contacto de trazas de sulfato de hidrógeno en forma de gas presentes en el aire. Este gas está particularmente presente en el humo del consumo de combustible, en algunos alimentos como la cebolla y los huevos y en algunos pescados y moluscos, así como en el aire contaminado por la polución.

El contacto con perfumes, cremas corporales, productos para el pelo, aire salado, cloro y el PH de la piel puede acelerar el proceso de empañado.

Para evitar la decoloración causada por el empañado, debes pulir y limpiar tus joyas regularmente con un paño de pulir plata.

07. Cuida especialmente tus joyas en verano

Las joyas en verano necesitan cuidarse de manera especial ya que suele hacerse un uso indebido de ellas y por eso pueden desmerecerse mucho en esta época del año, especialmente durante las vacaciones.

Nunca debes bañarte en la playa o piscina con las joyas puestas ya que tanto el cloro de la piscina como el salitre del mar pueden ocasionar serios daños a las joyas, sobre todo a pulseras de cuero, que se pueden decolorar y agrietar, y cualquier pieza que incluya un material que no se pueda mojar, como las perlas o el esmalte. También los charms de cristal de Murano es preferible que no se mojen, ya que se puede alterar su color.

En el spa o balneario, nada de joyas. Se ha comprobado que los componentes del agua preparada para spas y balnearios son muy perjudiciales para la joyería, ya que altera seriamente su brillo y color, además del correspondiente peligro de pérdida de las piedras engastadas (por el movimiento y la fuerza del agua) e incluso de la joya completa, que se nos puede salir sin darnos cuenta.

Nunca debes aplicarte el protector solar con las joyas puestas. Si vas a darte cualquier tipo de crema o aceite debes quitarte tus joyas primero y volverlas a poner solo después de haber echado estas cremas y aceites sobre la piel, y mejor si esperas unos minutos a que se sequen un poco y la piel deje de estar untosa.

Ante una jornada de calor intenso o de actividad física, es recomendable no llevarlas puestas ya que el sudor de nuestra piel afecta negativamente a las joyas, que pueden oxidarse con mayor rapidez e incluso comenzar a ennegrecer al poco tiempo de estar en contacto con el sudor. Es preferible que las luzcas por la noche.

08. Evita el deterioro de las pulseras de cuero dependientes

La clave para mantener el cuero limpio es entender que se trata de un producto natural y orgánico, como lo son también las perlas. El agua y los limpiadores se filtran entre las fibras y los aceites naturales del material se ven afectados, por lo que el cuero se endurece y agrieta.

Para su limpieza diaria, usa un paño muy suave y seco. Puedes utilizar un suavizante de cuero que servirá para proteger la piel de los derrames o manchas y ayuda a mantenerla suave y flexible mediante la restauración de sus aceites esenciales.

Los acondicionadores de cuero profesionales son una manera de mejorar la vida útil de la piel, porque son resistentes al agua y la humedad. La limpieza del cuero se debe hacer con cuidado, a mano. Se recomienda utilizar un limpiador suave profesional (sin productos químicos). También puedes limpiar el cuero con un jabón neutro.

Crea espuma en un cuenco y aplica la espuma a la superficie del cuero con un paño suave y sin pelusa. No utilices el agua jabonosa. La espuma es más segura de usar, ya que reduce el riesgo de marcas de blanqueo y de rayas.

Ten cuidado de mantener el paño apenas húmedo, no mojado. Utiliza un paño suave y seco para limpiar cualquier resto de humedad y deja que se seque por completo. No intentes secar el cuero cerca del calor, ya que esto hará que la piel se vuelva frágil y posiblemente se reducirá en tamaño. Después de la limpieza, frota con un acondicionador de cuero el material.

Presta atención al cuero de color, ya que puede dejar manchas y la luz solar directa puede decolorar la piel.

09. Evita el deterioro de las piedras de los charms Essence

Cuidar las joyas según el material del que estén compuestas es muy importante.

A la hora de limpiar tus charms Essence, debes hacerlo con agua tibia y un cepillado suave. Evita el manejo brusco y cuando no la lleves puesta mantén la joyería separada para evitar arañazos.

No se recomiendan el pulimento ni los baños de la plata, ya que pueden destruir la oxidación utilizada como elemento decorativo en algunas de las piezas de la colección. También puede provocar que la silicona que se encuentra en el interior de los charms se suavice y con ello debilitar su capacidad de agarre a la pulsera.

10. No manipules tus joyaspendientes

Las joyas nunca se deben forzar, torcer, cerrar o apretar. Si deseas realizar cualquier ajuste o modificación, nuestros expertos de servicio técnico la llevarán a cabo en nuestros talleres con eficacia y extremo cuidado. Solo tienes que acudir a tu punto de venta más cercano y nuestro equipo se encargará de asesorarte.

Si tienes cualquier duda puedes contactar con nuestro Servicio de Atención al Cliente en [email protected] o en el teléfono 914000143 (en horario de lunes a jueves de 08.00h a 17.30h y viernes de 08:00 a 14:00h).